Entrada destacada

Reseña Anime: Mobile Suit Gundam: Iron-Blooded Orphans

sábado, 25 de marzo de 2017

Reseña Anime: Reikenzan: Hoshikuzu-tachi no Utage / Eichi e no Shikaku

// Genero: Comedia, Magia y Fantasia.
// Director: Iku Suzuki y Suzumu Nichizawa // Estudio:Deen
// N° de Episodios: 24  // Año2016-2017
// Sinopsis //
Hace mucho tiempo en las nueve provincias de Kyushu, fue profetizado un acontecimiento calamitoso: los cometas que caían agotarían la energía espiritual de ambos el cielo y la tierra y trayendo así una edad del caos sobre el mundo. Pero contrariamente a la profecía, los cometas pasaron sin producir ninguna calamidad. Al mismo tiempo, como si estuviera conmovido por el fenómeno, un niño nació en un remoto pueblo de la región de Sokei con el nombre de Ouriku.

Doce años más tarde, cuando los recuerdos del acontecimiento se habían desvanecido de la mente de las personas, el clan Reikenzan, una de las cinco sectas supremas de las nueve provincias, decide realizar un examen para reunir a los más talentosos jóvenes que cumplieran con las aptitudes para convertirse en discípulos, y tras un arduo entrenamiento ganar el título de Sabios. Al enterarse de esta noticia, Ouriku y su sirviente Ouchou se dirigen hacia el lugar, sin saber que la organizadora Oubu, a pesar de su elegante apariencia, es infame por ser extremadamente irresponsable y despreocupada; llevando Por lo tanto, a que las pruebas del examen resulten impredecibles.


// Impresiones //
Estrenada durante la temporada de invierno del 2016, Reikenzan: Hoshikuzu-tachi no Utage, conocida también bajo el título de ”Spirit Blade Mountain”, es la adaptación al anime del la novela web de origen chino “Cong Qian You Zuo Ling Jian Shan“ escrita por Guowang Bixia entre el 2013 y el 2015, y la cual cuenta también con una version en formato manhua publicado desde el 2014, siendo la obra una producción de estudios DEEN dirigida por Iku Suzuki, contando la misma con un total de 12 episodios, que un año después durante la recientemente culminada temporada de invierno del 2017 serian continuados por una secuela de titulo Reikenzan: Eichi e no Shikaku, compuesta también por 12 episodios y dirigida esta vez por Suzumu Nichizawa, habiendo sido la producción emitida simultáneamente en Japón y china.

Reikenzan es lo que podemos llamar un titulo modesto pero competente, es un anime de bajo perfil y con presupuesto notoriamente limitado, estrenado en una temporada no precisamente destacable y la que no parece haber llamado la atención de mucho público, pero que sin embargo se las arreglo para ganar una segunda temporada, logrando ser un titulo dentro de lo que cabe entretenido.

Ahora bien el anime se trata de una obra de fantasía ambientada en un mundo con remembranzas a la antigua china, la cual nos cuenta la historia de Ouriku un joven inteligente y talentoso pero también arrogante y creído, quien junto a muchos más acude al llamado para intentar convertirse en discípulo de la escuela Reikenzan, en pos de algún día volverse un ermitaño, sabios dedicados al entrenamiento espiritual, poseedores de grandes poderes y de vidas muy longevas al punto de poder vivir miles de años.

Es de esta manera que la serie puede dividirse en tres partes, la primera que vendría a abarcar la primera mitad de la primera temporada, que nos vendría a relatar las prueba que Ouriku tiene que pasar para ser aceptado por la escuela
Reikenzan, la segunda que abarcaría la segunda mitad de esa misma temporada y ubicada después de un salto temporal considerable, que nos contara el entrenamiento del protagonista dentro de Reikenzan bajo la tutela de su despreocupada y problemática tutora de muy buen ver y amante del alcohol, la sabia Oubo, y la tercera parte que abarcaría lo que es la segunda temporada al completo, la cual nos narraría otra parte del entrenamiento de Ouriku, en el que este tiene que dejar el Reikenzan durante un año para hacer vida en un pueblo donde tendrá que ayudar a sus habitantes, pero llevándole su misión a verse involucrado en un conflicto con los discípulos de otra escuela, siendo su estrategia para hacerles frente no menos que peculiar y muy propia de él.
La serie como notaran no es precisamente la típica historia de aventura y fantasía, y es que la misma no va de enfrentar un gran mal o hacer una búsqueda épica ni nada parecido, si no que el centro de todo es presenciar el entrenamiento y crecimiento de Ouriku y algunos de sus compañeros durante el pasar de los años, mostrándonos en el proceso alguna que otra confrontación esporádica, y los planes y manipulaciones del joven para salir airoso de las diferentes situaciones en las que se mete muchas veces por su propia iniciativa. Esta inexistencia de un conflicto central si bien evitan que al serie sea demasiado predecible, dándole a la misma libertad de acción con respecto a las historias que quiere mostrar, al mismo tiempo le juega un poco en contra, precisamente porque no pareciera haber un objetivo final a alcanzar más allá del hecho de que Ouriku se convierta en sabio (objetivo que dicho de paso nunca veremos cumplido por que la serie sencillamente no llegua tan lejos), y por consiguiente no existiendo incentivo para llevarla hasta el final, situación que cobra peso cuando nos damos cuenta de que el inicio de la obra es de hecho algo pobre.

El anime pues es un trabajo simple y ameno aunque no muy remarcable en general, el cual si bien resulta entretenido de ver y llama la atención por su temática china, no deja de ser una obra algo floja a ratos, poseedora de una trama y premisa no precisamente llamativa, la cual de paso hace un uso excesivo de su terminología, referente a los diferentes rangos de los discípulos y sabios, y los distinto poderes, técnicas y habilidades que hacen gala durante la obra, terminologia que si bien no es necesario aprender para poder seguir la historia, su constante empleo durante la animación aunado al hecho de que rara vez te explican que significan cada una y el echo de que muchas suenan demasiado similar, terminan convirtiendo a este en un elemento algo molesto y confuso.

Por el lado de los personajes si bien nos encontramos frente a un elenco correcto, lo cierto es que la serie realmente no profundiza mucho en los mismos ni siquiera en el protagonista. Ouriku es lo que podríamos llamar un patán carismático, si bien el tipo sabe cuando bajar la cabeza y está consciente de que hay gente mejor que él y que le falta mucho por aprender, por lo general es un engreído y se considera  mejor que cualquiera, comportamiento justificado por el hecho de que normalmente si es mejor que todos los demás en casi cualquier cosa, vamos que el chicho está entrenando y aun le falta mucho para lograr su objetivo y compararse a los verdaderos sabios, pero desde el inicio nos lo venden como un genio con una capacidad de crecimiento y aprendizaje increíble y muy dedicado, prácticamente predestinado a convertirse en sabio, y capaz de salir airoso de casi cualquier enredo en el que se mete gracias su inteligencia, mas fuera de eso no es como que el personaje tenga mucho  desarrollo y es que si bien en la serie pasan los años, en el joven mas allá de su apariencia esto apenas y se nota. Así mismo el resto del elenco no resulta demasiado remarcable, y es que si bien entre los mismos hay algunos bastante agradables y carismáticos, como pueden ser la ya mencionada Oubo,  el gordito Bunhou, o la adorable pero poderosa Rei, lo cierto es que la mayoría de estos secundarios relucen poco y a la larga terminan siendo bastante poco memorables.
Visualmente hablando la serie sin llegar a verse mal si se le notan las limitaciones en el presupuesto, con una animación competente pero que de tanto en tanto decae en calidad, así mismo cabe mencionar que entre la primera y segunda temporada hay un cambio de estilo muy apreciable, y es que mientras la primera es mas colorida ostentando unos diseños de personajes de rasgos más redondeados y “adorables”, por decirlo de alguna manera, la segunda adopta un paleta de colores más opaca, con un curioso estilo de iluminación para ciertas escenas oscuras, y unos diseños de personajes mas cuadrados y serios.

De la música realmente no hay mucho que opinar, siendo que el soundtrack apenas y se nota en toda la serie, mientras que en lo que a trabajo de openings y endings se refiere no hay ninguno que llame particularmente la atención, siendo los mimos bastante olvidables.
// Conclusión //
En definitiva podemos decir que Reikenzan es una serie Ok, es un titulo simple que no se lleva ningún premio, pero que para lo que es resulta una obra competente y entretenida. No es un trabajo especialmente recomendable siendo que por allí hay muchas otras serie que valen más la pena, y la misma sufre por un inicio bastante flojo,  pero si le das la oportunidad dudo que les defraude, no siendo la misma una historia del todo común.
// Calificación: 6/10 //


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te gusto el contenido de esta página no olvides dejar tu comentario, opinión o critica, lo estaré esperando con ansias y lo buscare de responder a la brevedad posible, pero recuerden, nada de Spam :)